Dolores en el embarazo: causas, síntomas y cuándo preocuparse

En cualquier momento de la gestación, el dolor es siempre una señal de alerta para la futura mamá. Aunque en muchos casos no hay motivo para la preocupación, es importante descubrir las causas de un dolor en el embarazo y siempre informar a tu médico.

Tener un bebé creciendo en el vientre es una experiencia que afecta a todo el cuerpo. Por eso, algunos dolores son absolutamente normales, entre ellos los cólicos. Pero, entonces, ¿qué es normal y qué no lo es? ¿Y cómo saber la diferencia?

Dolores en el embarazo

Causas de dolores durante el embarazo

Infección urinaria: la infección del tracto urinario es muy asociada a dolores en el embarazo, siendo, muchas veces, su único síntoma.

Desarrollo fetal: en el inicio del embarazo, los cólicos son muy comunes ya que el desarrollo del feto estimula las fibras del útero.

Relaciones sexuales: sentir calambres después de una relación sexual es muy común en el embarazo, ya que el semen contiene sustancias que estimulan el útero.

Ejercicios físicos: algunos ejercicios pueden estimular el útero y provocar cólicos. Nunca practique sejercicios sin orientación en el embarazo, ya que algunos son prohibidos exactamente por poder llevar al aborto espontáneo.

La causa más común de dolores es el propio desarrollo y crecimiento fetal que estimulan las fibras uterinas, causando una queja de baja intensidad, muy común en el inicio de la gestación.

Síntomas

Además del dolor en sí, otros síntomas pueden surgir, como el dolor lumbar y náuseas, por ejemplo. Es importante prestar mucha atención a los síntomas, ya que pueden indicar con más precisión las causas del dolor.

  • Dolor en el bajo vientre
  • Endurecimiento del vientre
  • Contracción
  • Dolor lumbar
  • Náuseas

Cuando la mujer embarazada tiene cólicos, se da cuenta de un dolor ubicada en el bajo vientre y que es intermitente, o sea, va y vuelve. A veces, puede ser acompañado de un endurecimiento del vientre, que no es más que la contracción de las fibras uterinas. El endurecimiento del vientre es más común en el tercer trimestre, ya que se trata de las contracciones de preparación para el parto.

Tratamiento

No dudes en buscar a tu médico si sientes que algo está mal. El tratamiento para el dolor en el embarazo dependerá de la causa, o sea, el motivo por que lo está provocando. Basado en esto, el médico evaluará y optará por la mejor forma de tratarlo.

Analgésicos: si la causa de la queja es, por ejemplo, el desarrollo fetal o algo simple, puede ser tratado con analgésicos para el dolor, como el paracetamol, que, por cierto, es el más seguro en el embarazo.

Antibióticos: si la causa de la queja es la infección urinaria, el médico prescribirá un antibiótico seguro en el embarazo.

Otros medicamentos: si la queja es causa de parto prematuro, debe ser tratada con drogas que lo inhiben, impidiendo que el bebé nazca antes de tiempo y presente complicaciones pulmonares.

Cólico en el inicio del embarazo

Es normal que la mujer sentir calambres en el inicio de la gestación y, por regla general, no hay motivo para la preocupación. El aumento de la hormona progesterona, y todos los cambios por los cuales el cuerpo está pasando pueden hacer que se sientan cólicos similares a los de la llegada de la menstruación.

El cólico es, a menudo, el primer signo del embarazo. Es común sentir un ligero cólico cuando el óvulo fecundado se implanta en la pared uterina. Después, el crecimiento del útero en el primer trimestre también puede conducir a calambres. Muchas mujeres embarazadas sienten cólicos suaves e intermitentes en las 16 primeras semanas.

El segundo trimestre de la gestación es el periodo menos probable para los cólicos, ya que es cuando la mujer suele sentirse más dispuesta. El crecimiento inicial del útero ya ha sucedido y los inconvenientes del final de la gestación aún no han llegado.

En el primer trimestre de embarazo, la cólico suele indicar el crecimiento y la distensión del útero y/o infección del tracto urinario. Sin embargo, la posibilidad de aborto no está descartada en caso de que el dolor sea acompañada de hemorragias. En estos casos, mantén la calma y busca atención médica inmediata.

Cólico al final del embarazo

Cuando los cólicos se producen al final del embarazo, pueden estar asociadas a diferentes causas. Normalmente, son causados por una infección urinaria, trabajo de parto prematuro, contracciones de entrenamiento o el trabajo de parto en sí.

En el tercer trimestre los cólicos pueden estar asociados a un trabajo de parto prematuro, cuando  se producen antes de las 37 semanas de gestación.

Lo importante es respirar profundamente en los momentos de cólico y mantener la tranquilidad. En general, no se caracterizan como alerta de riesgo, aunque siempre ten en cuenta que puedes buscar a tu médico cuando lo desees.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *